Si estás pensando en ejecutar una acción de rebranding, primero, infórmate bien.

¿Adiós a los teléfonos fijos?
29 octubre, 2018
Subtel entrega radiografía de consumo de datos en Chile. ¿Quieres saber qué es lo que más consumen los chilenos?
9 noviembre, 2018

Si estás pensando en ejecutar una acción de rebranding, primero, infórmate bien.

Si estás pensando en ejecutar una acción de rebranding, primero, infórmate bien, así no caes en estos 10 errores comunes:

1. Hacer un rebranding porque sí (sin motivo aparente): Las acciones de rebranding se hacen a menudo de manera arbitraria y sin dedicarle mucha reflexión a lo que hay entre manos. Craso error, puesto que un rebranding es algo muy serio que no debe hacer ni mucho menos a tontas y a locas.

2.Antes de lanzarse a la piscina del rebranding, las marcas deben tener meridianamente claro cuál es su propósito, cuál es su visión, cuál es su misión y cuáles son sus valores.

3. Cambiar únicamente el logo: Antes de acometer el rediseño de su logo, la marca debe tener finiquitada su estrategia de branding. La estrategia debe preceder siempre al diseño del logotipo.

4. No investigar lo suficiente: Una acción de rebranding no debe perder jamás de vista a los clientes y a los empleados de la marca, ni por supuesto tampoco a sus competidores (de los cuales no hay que perder ripio).

5. Escribir un “briefing” deficiente: Para llegar a buen puerto, el rebranding debe guarecerse bajo un buen “briefing” donde estén bien claros los normas y los parámetros de los que va a ser deudor el cambio.

6.No conseguir la aprobación de las partes involucradas en el rebranding: Para que una acción de rebranding se desarrolle sin fricciones es importante que la aprobación de quienes en ella están involucrados no se quede embarrancada sine die en cuellos sin botella.

7.Clonar tendencias: Si queremos que nuestra marca sea líder (a eso aspiran al menos casi todas las empresas), ¿por qué nos empeñamos en copiar compulsivamente las tendencias de diseño?

8. No hacer resistente la identidad de la marca al paso del tiempo: Un rebranding debe ser lo suficientemente flexible como para no quedarse pasado de moda a la primera de cambio. Por eso, a la hora de diseñar un logo, deberemos posar los ojos en el futuro, elucubrar sobre los cambios que entonces tendrán lugar y verificar si la imagen del marca seguirá teniendo validez dentro de 10 años, por ejemplo.

9. No probar: son de vital importancia los tests, que revelarán si hay o no una desconexión entre lo que la marca intenta comunicar y lo que la gente percibe realmente.

10. No ejecutar el rebranding apropiadamente: Los invaluables recursos invertidos en un rebranding se irán irremediablemente por el sumidero si el equipo encargado de ejecutarlo no es instruido adecuadamente.

Comments are closed.

×

Top